Los museos también son para el verano

museos para niños y en familiaArte al “fresco” y nunca mejor dicho, porque ¿qué mejor sitio para educar y “refrescar” al mismo tiempo que un museo?

Abren mañana y tarde y, salvo los lunes, que todos suelen cerrar, son amigos de los planes en familia. Templos del arte donde paz y cultura se dan la mano al tiempo que acondicionados como están nos invitan a sofocar los calores del verano. Porque los museos son de los pocos sitios “abiertos por vacaciones”

El primer museo que pisó mi hija mayor fue el del Canal de Panamá y más que recorrerlo, ¡lo gateó entero pues apenas tenía diez meses de edad! Desde entonces, muchos han sido los elegidos según el momento, la disponibilidad y las ganas, pero de lo que no cabe duda es que siempre han sido especiales por un motivo u otro. En Nueva York y Madrid nos recorrimos la milla entera y en cada escapada que hacemos como Cuatro a bordo intentamos siempre elegir alguno entre las muchas veces rica oferta. Y cuando llueve, el mejor refugio sin duda.

Un cuadro, un estilo, una sala, un sentimiento, un color, una escultura, un cartel, un sueño, un vídeo, una composición, una guía didáctica, una sensación… Algo queda. Siempre. Por estilos, temáticos, por años… y todos con un atractivo particular. Así son esos a veces grandes desconocidos para sus vecinos que tienen que conformarse con la admiración mayoritaria de las familias que están de paso, como cuando nosotros recorremos otros museos sala por sala mientras estamos de viaje.

Por eso vale la pena pararte a pensar en los que te rodean y elegir uno para visitarlo en familia. Si antes visitas la página web y calientas motores en casa sobre algo que pienses que le va a atraer, mejor que mejor. Consulta también los talleres y las visitas guiadas para familias, porque cada vez somos más las que los visitamos y lo saben.

UNA AL TALLER, LA OTRA A LA EXPO

Uno de los más atractivos que recuerdo últimamente fue en el IVAM, en Valencia, un domingo a eso de las doce de la mañana para ir abriendo boca a la comida frente al mar. Mi hija Gabriela y su amiga Blanca participaron en el taller “De Gaudí a Picasso” y diseñaron <em>una litera y una cuna de maderita que seguro habría gustado al genio; cuando después recorrimos la exposición les gustó “medirse” con el artista y sus muebles, sabiendo que aquellas formas onduladas eran originales pero no fáciles de ensamblar.

En cuanto a la pequeña, como el taller no era apto para niñas de cuatro años, se fue directamente a visitar otra de las exposiciones con su papi; muestra que luego tuve que volver a ver con ella de la mano ante su insistencia pues quería enseñarme un cuadro que le había impresionado de verdad: “mamá, ¿a qué esa señora parece de verdad?”

¡Ah! y recuerda aquello de lo bueno si es breve dos veces bueno porque con niños viene como anillo al dedo. Más vale que se queden con las ganas de volver a que a la próxima, los tengas que “arrastrar”…

Museos, niños y verano, ¡buen trío!

Anuncios

2 Respuestas a “Los museos también son para el verano

  1. Tomo nota de la sugerencia. La verdad, a veces necesitamos que nos den ideas, esta me parece muy buena

  2. Gracias Madison. Los museos son siempre un lugar para disfrutar independientemente de la estación y el momento y muchas veces, un lugar para descubrir cuando se trata del más cercano que no siempre es el que más conocemos. Un saludo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s