Ponga un río en su vida…

Ponga un río en su vida, si todavía no lo ha hecho… podría ser el eslogan para incluir, entre las múltiples excursiones y actividades que realizamos en familia, las cristalinas aguas de un río. Porque ya que nos ponemos a investigar, vale la pena encontrar uno en condiciones, que haberlos haylos.

Cangrejeras, barquita, colchoneta, cubo y pala, gafas de bucear, aletas, gorra, protector solar… y muchas ganas de descubrir los mil y un “tesoros” que navegan por sus aguas harán las delicias de pequeños y mayores. Y es que hay ríos que desde que uno pone el pie en sus habitualmente gélidas y tonificantes aguas hasta que las abandona para recalar en la orilla, la aventura está servida.

Improvisadas cascadas, toboganes naturales, puentes, molinos y viejos batanes… todo un mundo que invita a la expedición para disfrutar de sus parajes cambiantes y fauna y vegetación autóctona.

Nosotros recalamos en el Palancia: cristalino en sus inicios mientras su vegetación salvaje y las libélulas y mariposas nos acompañan cuando lo recorremos. Más arriba, donde nace, vale la pena perderse en la garganta que no ve la luz. Las niñas, bastante “urbanitas”, al principio del verano se asustan un poco, “que si una araña, que si un pececillo, mira el saltamontes, una libélula” pero al poco se olvidan jugando entre sus aguas. Y es que es un río que, como tantos, encierra entre sus pozos o pozas y senderos mil y una travesuras en el eco de la algarabía infantil, ahora perpetuada por nuestras hijas y los hijos de tantos amigos y amigas que en su día también creyeron ver en esas aguas el plató improvisado de la mejor de las películas con un argumento cambiante y los mismos aventureros protagonistas. Para proseguir la aventura nada como viajar hasta su nacimiento cual aguerrido explorador o exploradora…

Anuncios

4 Respuestas a “Ponga un río en su vida…

  1. A mí me encantan los ríos, es una opción muy diferente al baño en el mar y no tan conocida como la playa. Eso sí, la mayoría están muy fríos pero para los pekes no hay obstáculo que se les resista a un buen chapuzón. Qué foto más bonita, dan ganas de bañarse en él ahora mismo.

  2. Alternativa estupenda para los niños, ofrece la oportunidad de disfrutar en famila y aventurarse en la naturaleza vs las actividades de ciudad.
    Casualmente mis hijas estuvieron con unas amigas- a las que hacia dos años que no veian- bañándose en el rio Palancia y lo pasaron fenomenal. Feliz fin de verano a tod@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s